Entorno de Prádena de Atienza

En la Sierra Norte de Guadalajara, a orillas del río Pelagallinas y en la ladera Este del Alto Rey se encuentra el pueblo de Prádena de Atienza. Enclave serrano que conserva su arquitectura negra y sus caracteres etnológicos en su más pura esencia, debido al aislamiento en que siempre se ha encontrado, puesto que no hubo carretera hasta 1965, año en el que la construyeron sus propios vecinos. En su casco urbano se pueden encontrar numerosas construcciones en las que ha quedado el sabor histórico que no puede ocultar su origen rural.
Sin duda se trata de un lugar donde el tiempo parece haberse detenido, donde su belleza paisajística unida a la tranquilidad que ofrece, nos invita a olvidarnos de las prisas y las tensiones de la gran ciudad.
Entre sol y sombra, y siguiendo los pasos de otras gentes, el caminante puede sentir el silencio acogedor en los estrechos senderos que salpican los alrededores de Prádena de Atienza.

Ruta de la Cueva del Oso

 

Está ruta comienza en la misma puerta de la casa, es una bonita excursión que nos llevará hasta una interesante cueva dentro de un farallón rocoso donde cuenta la leyenda que estuvo refugiado una noche el Cid Campeador.

Es una ruta sencilla, sin apenas desnivel ni dificultad de 5 km de ida y 5 km de vuelta, ideal para pasar un día en plena naturaleza.

Durante la primera parte del trayecto se ven las huertas de los vecinos del pueblo que están ubicadas junto al arroyo, así como bonitos nogales, cerezos y otros árboles frutales, es una etapa muy refrescante con el agua a un lado y la sombra de los árboles a otro.

Más adelante podremos ver antiguos colmenares rodeados de altas cercas de piedra que servían para proteger la miel de los osos.

Finalmente llegaremos a la Cueva del Oso y muy cerca de allí el río crea los llamados Pozos Negros, donde te puedes dar un refrescante chapuzón en verano.

Como vamos a caminar por el monte es necesario llevar calzado y ropa cómoda y deportiva. Si vamos a realizar la ruta en verano es necesario llevar gorra y protección solar. Si nuestra intención es bañarnos en las pozas necesitaremos una toalla y calzado que podamos mojar. No puede faltar los bocatas y agua suficiente ya que no encontraremos donde rellenarla.

De regreso al pueblo no puedes dejar de visitar el puente de El Batán, un bonito puente de piedra sobre el río Pelagallinas.

 

Non dui ut curae primis primis

Diam ligula malesuada tortor eleifend ultrices ut litora, urna purus primis eleifend curae convallis, suscipit aliquam aliquet sagittis praesent maecenas.

Mollis litora lectus